Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

Contacto

Manténgase en contacto

Reciba nuestro boletín con información para su empresa.

Responsabilidad Social ¿por dónde empiezo?

11 Nov, 2011

Responsabilidad Social ¿por dónde empiezo?

Luis Mastroeni Camacho, Gerente de Relaciones Corporativas Purdy Motor

Conversando un día con la gente de Recursos Humanos de una empresa, me comentaron que ellos tienen un programa de prácticas empresariales para muchachos de colegios vocacionales y que al menos un 10% de los practicantes se quedan trabajando con ellos.

Esa misma empresa me preguntó otro día: ¿cómo hacemos para empezar a trabajar en responsabilidad empresarial? ¿Nos puede dar algunos tips?

Las empresas, en muchas ocasiones, tienen prácticas de responsabilidad empresarial (RE) en su gestión diaria, pero no las han identificado como tal, debido a lo emergente de esta estrategia de negocios en nuestro país. Abrir la empresa para que estudiantes practiquen y luego se queden trabajando en ella, es una de las mejores prácticas de RE que puede existir, pues incide directamente en el desarrollo de las comunidades y rompe con los círculos de pobreza, mediante la creación de fuentes de empleo.

Para iniciar cualquier proceso de responsabilidad social en la gestión del negocio, la compañía debe iniciar con un diagnóstico o autoevaluación (en Costa Rica hay varios modelos al respecto). Es decir, la empresa debe enfrentar su gestión actual con un modelo de RS y empezar a notar qué tiene y qué le falta.

Otro detalle que es importante desde el principio, es tener claro que esto es un proceso de cambio y, como tal, requiere tiempo, sacrificio y muchos esfuerzos. El primero de todos ellos es convencer a la alta gerencia y a los socios o accionistas de que la RE es un buen negocio. Aquellos que se han aventurado en este camino, cuentan este proceso de sensibilización puede tomar hasta un año. Pero es la base y es la más importante.

Además, es vital comprender que existen varias etapas en este proceso. Muchas veces la filantropía es el primer paso y la mejor forma de iniciar este camino, pues hace que las personas en una organización se sensibilicen ante los problemas sociales y ambientales.

Pero lo importante y la que debe ser la labor del líder del proceso, es que esto no se quede ahí, porque no es sostenible. Solo basta hacerse una pregunta: en una crisis económica, ¿qué es lo primero que corta del presupuesto una empresa? ¡Correcto! Los programas de ayuda social.

Otra pregunta importante en esta etapa es: con el dinero que hemos donado como organización, ¿cuál ha sido el impacto y la transformación que ha tenido nuestra comunidad? En la mayoría de los casos la respuesta es ninguna.

Entonces, una vez que se tiene conciencia y aceptación de la RS en la alta gerencia y se desea iniciar el proceso, haga la autoevaluación y no corte ninguna actividad social o filantrópica que tenga, podría cometer un error. Espere los resultados y luego tome decisiones.

El resto de las etapas

Una vez que hemos hecho la autoevaluación y surgen aquellas áreas en las que hay oportunidades de mejora a la luz del modelo de RE, muchas empresas se enredan o quieren hacerlo todo de una vez, encontrándose con otro escollo importante: los departamentos de finanzas. La pregunta de siempre entre los gerentes financieros es: ¿cuál será el retorno sobre la inversión y en cuánto tiempo se verán los resultados?

Para que esto no nos suceda y la organización vaya adoptando este proceso como propio, es importante tener muy claro cuál es la manera en la que la empresa gestiona el negocio. Es decir, ¿cuenta con normativas ISO que siguen su accionar? ¿cuenta con un Balanced Score Card, para medir desempeño o más bien se rige por Valor Económico Agregado (EVA, por sus siglas en inglés)?

Esto es vital, pues permitirá que, una vez encontradas las brechas, podamos irlas asignando por áreas e incluyéndolas dentro de los planes de trabajo, con los que ya estamos acostumbrados a gestionar el negocio. De esta forma la nueva estrategia se irá integrando, sin alterar la estructura en la que todos están acostumbrados a trabajar.

Así, se inicia un proceso en la aventura de la RE como estrategia de negocio. Es muy importante que, sin importar cuál camino se use, la meta siempre esté clara: la responsabilidad empresarial es una estrategia de negocio que debe llevar a la compañía, a seguir siendo sostenible y rentable y además contribuir con el desarrollo social, el equilibro ambiental y la sostenibilidad de las comunidades o países en las que se opera.