Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

Contacto

Manténgase en contacto

Reciba nuestro boletín con información para su empresa.

Restaurando ecosistemas en Bahía Culebra: Alianza de Múltiples Actores por los corales

Dimensión ambiental
  • Empresa relacionada: Península Papagayo

  • Sector económico: Turismo

Península Papagayo posee una biodiversidad extraordinaria. Desde su inicio, en el año 2000, tuvo la misión de convertirse en un desarrollo turístico y residencial, modelo y sostenible, fundamentado en los valores de calidad, lealtad, ética, liderazgo, servicio y el recurso humano.

En 2016, la concesión fue adquirida por una nueva compañía, quienes, junto a la Gerencia, revitalizaron esta misión colocando la sostenibilidad en el centro de su estrategia, basada en una triple cuenta de resultados que pueden medirse por sus impactos positivos en las áreas: social, ambiental y económica.

La Responsabilidad Social de Península Papagayo se expresa mediante la renovación de su compromiso con la Sostenibilidad y la disposición de recursos humanos y materiales para implantar esta nueva estrategia, así como el liderazgo e impulso a la meta común de convertir a la organización en líder del desarrollo sostenible. El apoyo también se ha expresado mediante la elaboración de protocolos ambientales presentes desde el inicio de la operación: la Política de Sostenibilidad, la Política Ambiental, la Política de Compras Sostenibles, entre otras nueve. Así como la vigilancia estricta del cumplimiento del Plan Maestro aplicado a la concesión, sin dejar de mencionar los controles operativos.

¿Cómo nació el proyecto?

El proyecto nace gracias a que ya existía una relación previa entre Ecodesarrollo Papagayo (con su marca Península Papagayo) y el Centro de Investigaciones Marinas y de Limnología (CIMAR), perteneciente a la Universidad de Costa Rica por haber realizado trabajos en conjunto anteriormente en materia de salud del océano en la bahía Culebra. El CIMAR es contactado por la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), quienes se encontraban trabajando en el convenio DABio para crear mecanismos financieros para la conservación de arrecifes de coral en República Dominicana, con el objetivo de ampliarlo a otros países. Así fue como buscaron interesados en Costa Rica para que fueran parte de una alianza público – privada cuya misión es la restauración de arrecifes coralinos en Bahía Culebra.

¿En qué consiste el proyecto?

El Proyecto consiste en desarrollar un proyecto piloto el cual nos ayudará a establecer cuál es la estructura idónea para reproducir corales y cual o cuales especies se adaptan mejor al proceso de cultivo, en otros objetivos.  Específicamente se trabajarán los siguientes:

  • El establecimiento de un proyecto de restauración de arrecifes coralinos en Bahía Culebra en dos sitios específicos definidos previamente: Playa Jícaro (donde se localiza el vivero) y los sitios a restaurar durante el piloto por Península Papagayo en conjunto con los aliados son Guiri Guiri y Playa Blanca. 
  • La capacitación a los actores locales para el establecimiento y adecuado manejo de los jardines de coral.
  • El trabajo en la obtención de los permisos y el financiamiento necesario para el establecimiento de los jardines de coral y posteriores actividades de restauración de arrecifes coralinos.  
  • La instalación de las estructuras y el establecimiento de los fragmentos de coral en los sitios seleccionados. 
  • El desarrollo de un Plan de Aprovechamiento Turístico que permita realizar un uso sostenible del recurso, asegurando las mejores condiciones para salvaguardar los ecosistemas coralinos y no poner en riesgo su supervivencia y adecuado desarrollo.

El caso responde a los Objetivos de Desarrollo Sostenible: 14 (14.2, 14.7) y 17 (17.6, 17.16, 17.7) y al Principio de Pacto Global 9.

 

¿Cuáles son los principales resultados?

El proyecto se desarrolla con éxito y lleva un 85% de avance. Entre los principales logros y resultados que podemos destacar es que, ya se instaló el vivero establecido en el plan piloto, hay dos sitios de restauración donde se han colocado 36 estructuras y se han logrado reproducir 761 fragmentos de coral. Contamos con registros que el porcentaje más alto de supervivencia de estos corales en estructuras tipo arañas es del 81%.  Estas estructuras tipo “araña” ya colocadas en Playa Blanca y Guiri Guiri son fáciles de mantener y limpiar. Así que el monitoreo puede realizarse también de manera ágil. 

Además, gracias a la alianza, capacitamos a más de 100 personas en el tema de restauración coralina, entre buzos, colaboradores de Península Papagayo y un taller para la comunidad de El Coco con participación de tour operadores.

Otro punto importante a rescatar, es que ya se realizó la primera cosecha y trasplante de corales, al menos 40 individuos ahora crecen en el fondo del mar con la esperanza de que sean muchos más y que poco a poco se cubra un área mayor, tal y como existieron hace 20 anos.

Contacto