Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

Contacto

Manténgase en contacto

Reciba nuestro boletín con información para su empresa.

Cambio climárico: lo vemos venir y no hacemos nada

Cambio climárico: lo vemos venir y no hacemos nada
14 Jul, 2014

Cambio climárico: lo vemos venir y no hacemos nada

¿Ha escuchado o leído sobre los riesgos climáticos a los cuales nos vamos a enfrentar? ¿Ha percibido que la cantidad de desastres naturales ha aumentado en cantidad e intensidad? Se ha preguntado: ¿Qué tan vulnerable es su empresa, organización, inversión, comunidad, residencial o centro educativo al que asisten sus hijos ante el cambio climático? Si no lo ha hecho y usted vive en Centroamérica, debería hacerlo.

Según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en su informe sobre la Economía del Cambio Climático en Centroamérica 2012, Centroamérica es una de las zonas más vulnerables y expuestas a las consecuencias del cambio climático en el mundo.

El Ex-Vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, en su documental “Una verdad incómoda” mencionó la posibilidad de inundaciones en New York debido al cambio climático y muchas personas desde la sociedad civil y el sector público y privado lo tildaron de loco y alarmista. Sin embargo, en el 2012, el huracán Sandy inundó gran parte de Manhattan. Medios de comunicación como CNN y New York Times estimaron pérdidas directas por $50 billones de dólares relacionadas a este desastre natural.

Roberto Flores Verdejo del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica determinó en su informe “Sistematización de la Información de Impacto de los Fenómenos Naturales en Costa Rica” que el país carece de cifras para contabilizar las pérdidas en el sector público y privado por los daños directos e indirectos provocados por desastres naturales atribuidos al cambio climático, pero logró determinar, con la información disponible, que las pérdidas durante el periodo de 1988-2012 alcanzaron los 1326 millones de dólares.

Nuestros cultivos, organizaciones, inversiones, comunidades, cadena de valor y partes interesadas se encuentran en áreas propensas a inundaciones, sequías, derrumbes, tsunamis, ciclones, entre otros. Y no sabemos a qué somos vulnerables y mucho menos en qué proporción.

Al igual que otros temas ambientales, la adaptación al cambio climático se ve como algo esotérico e imposible de ser incorporado dentro de la estrategia del negocio. Para ello, desde hace tres años, la Cooperación Alemana (GIZ), el INCAE Business School y la Asociación Empresarial para el Desarrollo –parte de la Red IntegraRSE- han buscado diseñar una herramienta práctica, amigable y sencilla que permita analizar qué tan vulnerable es su organización ante el cambio climático y cómo desarrollar un plan de trabajo para disminuir y prevenir los riesgos asociados. Según las empresas participantes del plan piloto, “la herramienta fortaleció su estrategia de negocio asegurando la operación ante los diferentes escenarios y ayudo a visualizar riesgos que no habían determinado”.

Es fundamental que dejemos de ver el tema de adaptación al cambio climático como algo lejano y pasemos a convertirlo en una oportunidad para fortalecer y dar sostenibilidad a nuestras estrategias de negocios. Espero que nuestros empresarios, gobernantes y tomadores de decisión tengan una visión a largo plazo sobre los desafíos ambientales y no suceda lo que el gurú de la economía estadounidense, Alan Greenspan, visualiza en su libro “La Era de las Turbulencias”:  

Me temo que una respuesta más probable al calentamiento global sea poner peros a todo hasta que los peligros que supone para las economías nacionales se vuelvan más ostensibles: hasta que, por ejemplo, los países se vean obligados a construir diques en torno a las ciudades vulnerables para contener el alza de los niveles del mar y las inundaciones. Es mucho más probable que sea curar y no prevenir, lo que suscite el suficiente respaldo político y popular. Tiene la ventaja de que carga con los costes la misma población que logra los beneficios. Pero, si el calentamiento global no trae solo inundaciones (por ejemplo, un clima adverso), esa solución se quedaría corta”.

Esta es nuestra realidad, nuestro presente. Pero nuestro futuro aún no está escrito y lo podemos cambiar. Solo se requiere el compromiso y la movilización de los diferentes actores del sector público, privado y sociedad civil, fortaleciendo y asumiendo sus responsabilidades para poder, juntos, alargar la vida de nuestro planeta.