Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

Política Ambiental, Península Papagayo

Dimensión ambiental

Política Ambiental, Península Papagayo

  • Empresa relacionada: Península Papagayo

  • Sector económico: Turismo

¿Cómo nació el proyecto?

En la década de los setenta, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) elaboró un estudio para analizar el potencial turístico de Centroamérica, donde sobresale el Golfo de Papagayo, ubicado en Bahía Culebra (Guanacaste), como una zona de riqueza escénica y cultural; es por ello que, en 1979, el gobierno de Costa Rica decide declarar esta región como Polo Turístico de interés público.

 

Posteriormente, en 1982, se emite la Ley reguladora del desarrollo y ejecución del Polo Turístico Golfo de Papagayo (PTGP), a través de la cual, se inscriben, a nombre del Estado, las 2.000 hectáreas del Golfo, encargando su administración al Instituto Costarricense de Turismo (ICT), que, desde ese momento, tendría la autorización para otorgar concesiones sobre el uso de las tierras del proyecto a empresas privadas.

 

El desarrollo del PTGP se regula de acuerdo con un plan maestro elaborado por el ICT, que contempla la preservación del medio ambiente y, al mismo tiempo, delimita las obras de infraestructura que debe realizar cada empresa concesionaria, con el fin de potenciar al Golfo de Papagayo como el mayor destino turístico de la región. Península Papagayo es un proyecto ejecutado por Ecodesarrollo Papagayo S.A., empresa que cuenta con la mayor concesión de tierras en el Polo Turístico (aproximadamente un 42% del área concesionada). En el año 1999, al iniciar sus operaciones, la empresa se comprometió a finalizar el proyecto en un período de 28 años que, de acuerdo con el Plan Maestro, incluiría: nueve hoteles, tres campos de golf, una marina, un museo arqueológico, clubes de playa, un campo de tenis, al menos 1.580 unidades residenciales, así como un pueblo con todos los servicios necesarios. La misión de Península Papagayo es crear un desarrollo turístico e inmobiliario de clase mundial, modelo y sostenible en el largo plazo.

 

Para ello, estableció una filosofía empresarial basada en cuatro pilares.

 

  • Calidad
  • Respeto por la legislación nacional
  • Respeto por el medio ambiente
  • Fortalecimiento de las relaciones comunitarias

¿En qué consiste el proyecto?

Al ser Península Papagayo uno de los concesionarios del PTGP, debe cumplir las normas establecidas en el Plan Maestro, su respectivo Reglamento y Declaración Maestra, (normativas en las cuales se delimitan las principales acciones y regulaciones operativas, a las que los concesionarios deben apegarse a fin de canalizar el rumbo del desarrollo en el PTGP), así como toda la legislación ambiental y aquella implementada a lo interno. Todo lo anterior les ha inducido a plantear la siguiente misión ambiental: “desarrollar un proyecto turístico e inmobiliario sostenible único y que es modelo mundial por su responsabilidad en materia ambiental y el manejo de los recursos no solo en sus fases de construcción, sino también en su operación.”

 

En obediencia a lo anteriormente descrito, y bajo su iniciativa, Península Papagayo ha desarrollado ocho principios fundamentales para la implementación de su Política Ambiental, los cuales se citan a continuación:

 

  1. Desarrollar una actividad turística e inmobiliaria que vaya de la mano con el uso apropiado de los recursos que rodean Península Papagayo.
  2. Cumplir con las leyes, normas, reglamentos y otros, en lo referente al aspecto ambiental.
  3. Cumplir con las medidas ambientales obligatorias incluidas en el Plan Maestro del ICT.
  4. Cumplir con las normas ambientales descritas en la Declaración Maestra del ICT.
  5. Cumplir con las medidas ambientales detalladas en los compromisos con SETENA y con MINAET.
  6.  Cumplir con los convenios firmados con instituciones estatales y privadas, como entes fiscalizadores y colaboradores del proyecto Península Papagayo.
  7. Usar y reusar racionalmente los recursos permite un ahorro en el gasto económico, permite la disminución en la generación de nuevos desechos y reduce la necesidad de destruir nuevos recursos.
  8. Compartir esta visión y procurar que concesionarios o residentes de Península Papagayo no solo cumplan con la legislación nacional y ambiental, sino que compartan la misión de desarrollar obras turísticas e inmobiliarias que sean sostenibles en el largo plazo y respetuosas del medioambiente.

 

Como se puede observar, interesa el cumplimiento de la legislación nacional, pero además, encontramos el interés de ir más allá de lo que implica dicha legislación, por ello es necesario complementar con los “componentes de la Política Ambiental de Península Papagayo”, la cual se puede observar a continuación: “La empresa Ecodesarrollo Papagayo S.A., está comprometida en ejecutar un desarrollo turístico e inmobiliario modelo y sostenible a largo plazo, respetuoso de la legislación nacional y ambiental y por lo cual el componente ambiental no es sólo un cumplimiento legal, sino un factor en sinergia con el desarrollo económico y social.”

 

Además, para el cumplimiento de la labor ambiental de la empresa, históricamente se han generado alianzas con organizaciones tales como el Área de Conservación Guanacaste (ACG), la Brigada de Incendios Forestales, los Comités de Vigilancia de los Recursos Naturales (COVIRENA), el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad de Costa Rica (CIMAR), Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), MarViva, entre otros.

¿Cuáles son los principales resultados?

El común denominador de todos los proyectos que lleva a cabo la organización, es la búsqueda de la generación del menor impacto posible al medio ambiente. Es por esto que todas las tareas organizacionales poseen un alto grado de sensibilidad ambiental. En concreto, se puede observar a través de casos específicos como:

 

  • La atenuación del impacto visual dentro de Península Papagayo con el fin de no generar contaminación visual, haciendo que la infraestructura se camufle con la naturaleza (insumo positivo y amigable con las especies de fauna, principalmente).
  • Por otro lado, el Proyecto trabaja buscando un uso racional del recurso hídrico, esto se evidencia con el hecho de que las aguas utilizadas en Península Papagayo son tratadas y reusadas y que opera con plantas de tratamiento de tipo terciario cuyo efluente tiene la misma calidad del agua potable y se utiliza únicamente para riego.
  • Los protocolos para las fases constructiva y operativa (incluyendo permisos para cortas de árboles, control de ruido y vibraciones, manejo de desechos, control de erosión, entre otros) hacen que el levantamiento de infraestructura no represente un potencial riesgo para las especies y ecosistemas presentes en Península Papagayo, ya que estos están orientados, entre otras cosas, al resguardo de la seguridad de los animales y demás especies que cohabitan en el Proyecto.
  • El establecimiento de una política para proveedores sustentado en preferir aquellos que tengan prácticas amigables con el ambiente y que se apeguen a la normativa de Península Papagayo como insumo positivo, en aras de asegurar de que tales proveedores tengan conciencia y afinidad ambiental.
  • El Plan de Manejo de desechos sólidos, hace que se reduzcan considerablemente los volúmenes de desechos que se generan dentro del Proyecto a través de la separación, reciclaje y reutilización de los desechos. Eso con el fin de contribuir a que se envíe la menor cantidad de desechos al relleno de Liberia.

Contacto