Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

Creciendo Juntos, Península Papagayo

Dimensión social

Creciendo Juntos, Península Papagayo

  • Empresa relacionada: Península Papagayo

  • Sector económico: Turismo

¿Cómo nació el proyecto?

En la década de los setenta, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) elaboró un estudio para analizar el potencial turístico de Centroamérica, donde sobresale el Golfo de Papagayo, ubicado en Bahía Culebra (Guanacaste), como una zona de riqueza escénica y cultural; es por ello que, en 1979, el gobierno de Costa Rica decide declarar esta región como Polo Turístico de interés público.

Posteriormente, en 1982, se emite la Ley reguladora del desarrollo y ejecución del Polo Turístico Golfo de Papagayo (PTGP), a través de la cual, se inscriben, a nombre del Estado, las 2.000 hectáreas del Golfo, encargando su administración al Instituto Costarricense de Turismo (ICT), que, desde ese momento, tendría la autorización para otorgar concesiones sobre el uso de las tierras del proyecto a empresas privadas.

El desarrollo del PTGP se regula de acuerdo con un plan maestro elaborado por el ICT, que contempla la preservación del medio ambiente y, al mismo tiempo, delimita las obras de infraestructura que debe realizar cada empresa concesionaria, con el fin de potenciar al Golfo de Papagayo como el mayor destino turístico de la región.

Península Papagayo es un proyecto ejecutado por Ecodesarrollo Papagayo S.A., empresa que cuenta con la mayor concesión de tierras en el Polo Turístico (aproximadamente un 42% del área concesionada). En el año 1999, al iniciar sus operaciones, la empresa se comprometió a finalizar el proyecto en un período de 28 años, que de acuerdo con el Plan Maestro, incluiría: nueve hoteles, tres campos de golf, una marina, un museo arqueológico, clubes de playa, un campo de tenis, al menos 1.580 unidades residenciales, así como un pueblo con todos los servicios necesarios.

La misión de Península Papagayo es crear un desarrollo turístico e inmobiliario de clase mundial, modelo y sostenible en el largo plazo. Para ello, estableció una filosofía empresarial basada en cuatro principios: calidad, respeto por la legislación nacional, respeto por el medio ambiente y fortalecimiento de las relaciones comunitarias.

¿En qué consiste el proyecto?

El eje principal de “Creciendo Juntos” es la educación, que se desarrolla a través de cuatro áreas específicas de trabajo: educación formal, educación no formal, liderazgo y fortalecimiento de la identidad cultural. Educación formal La ausencia de una educación rural de calidad, el exceso de escuelas multigrado (escuelas donde el profesor atiende a dos o más grados simultáneamente en una misma aula de clase) y la pobreza del entorno, fueron los factores que motivaron a Península Papagayo a ejecutar un proyecto de responsabilidad social empresarial que incidiera, directamente, sobre la calidad de la enseñanza impartida en la zona.

Esta iniciativa se ha podido llevar a cabo mediante una alianza público privada con el Ministerio de Educación Pública (MEP), el cual, a través de la Universidad Nacional (UNA), la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED), ha implementado un intenso plan de capacitación de docentes y programas especiales para estudiantes.

Dentro de este eje de educación formal, en el año 2008, se firmó un convenio con la Asociación Amigos del Aprendizaje (ADA) para implementar en un período de dos años, un plan piloto cuyo fundamento surge de la Universidad de Harvard. El objetivo de este plan consistió en aumentar la capacidad del pensamiento crítico y mejorar las habilidades de lecto-escritura de los niños, durante sus primeros años escolares (desde kínder a tercer grado), a través de la capacitación de los docentes en temas como: técnicas de enseñanza, decoración llamativa en las aulas y utilización de métodos de aprendizaje más atractivos.

Con el Área de Conservación Guanacaste (ACG), otra de las instituciones aliadas de Península Papagayo, se desarrolla el Programa de Educación Biológica (PEB) para impulsar la eco-alfabetización de los niños. Este programa está dirigido a estudiantes de cuarto, quinto y sexto grado de escuelas de Guanacaste, con el fin de que aprendan sobre el uso adecuado de los recursos naturales y la conservación ambiental.

El programa “Creciendo Juntos” fijó como uno de sus objetivos para el año 2009, promover conductas amigables con el ambiente, para lo cual hizo esfuerzos directos con dos instituciones gubernamentales: Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA) e Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Para mantener a los niños y jóvenes en las escuelas y colegios, con la colaboración de Fundación Jacobs y Paniamor, se ha creado el programa llamado “Detener la Exclusión, Crear Valor” (DECV), orientado a que los jóvenes desertores se reincorporen al sistema educativo, trabajando con el desarrollo de la autoestima, los valores y la ética.

Como una forma de proyección a la comunidad, en diciembre del año 2007, inició la campaña de valores “Soy La Bomba”, cuyo objetivo es sensibilizar a los niños y jóvenes de Guanacaste acerca de la importancia de educarse, de creer en sí mismos y de buscar oportunidades para forjar un mejor futuro. Para los estudiantes de las comunidades participantes en la campaña, “ser la bomba” significa triunfar, o dar lo mejor de sí, por lo que el mensaje principal de la campaña “Agarrá las oportunidades por los cuernos” (variante sobre expresión popular guanacasteca) se enfoca en la importancia de sacar provecho a las oportunidades y de ser personas emprendedoras mediante la integración a las diferentes opciones de capacitación que les ofrece “Creciendo Juntos”. Península Papagayo desarrolla una “Escuela para padres”, consciente de la importancia de que los padres de familia comprendan y valoren el papel de la educación en el futuro de sus hijos.

La escuela incluye temas como autoestima, relaciones interpersonales, prevención del delito juvenil, drogas, abuso sexual, violencia intrafamiliar y capacitaciones en temas educativos. Dentro del eje de educación formal, adicionalmente se incluye un conjunto de apoyos especiales, entre los que destacan: transporte gratuito a estudiantes, donaciones y voluntariado de turistas y exámenes de la vista.

Gracias a la gestión de Península Papagayo y al apoyo de Central Azucarera del Tempisque (CATSA), a partir del año 2005, profesionales de la organización Canadian Vision Care realizan exámenes de la vista a estudiantes, docentes y adultos mayores, anualmente con el fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes y velar por su salud. Asimismo, en marzo del 2011 se inauguró la Clínica “Children Without Borders” para brindar atención médica, gratuita, dirigida a niños, niñas y adolescentes entre los 0 y 16 años de edad, así como educar a las familias sobre la importancia de la salud preventiva. Esto se logra a través de talleres mensuales de salud física y salud mental.

La apertura de la clínica fue posible gracias a la alianza establecida entre Península Papagayo, la Fundación Children Without Borders y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), así como a la donación de un huésped del hotel Four Seasons Costa Rica para el acondicionamiento del inmueble, propiedad de la Institución estatal, aporte que da sostenibilidad a los gastos operativos del centro de salud. Educación no formal Con el acelerado crecimiento del sector turístico en Guanacaste, las destrezas que por algún tiempo fueron suficientes para tener acceso a un empleo han cambiado.

La ausencia de trabajadores con formación técnica fue la razón que motivó a Península Papagayo a incluir un eje de educación no formal en su estrategia de Relaciones Comunitarias. Dentro del eje, han desarrollado un intenso programa de cursos de capacitación técnica, en alianza con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), que responde a la necesidad de formación de los habitantes para que puedan acceder a un empleo calificado en las áreas de turismo y servicios. Se construyó un centro de capacitación en un punto equidistante, para que los vecinos ubicados en la zona de influencia pudieran beneficiarse.

Se han impartido, aproximadamente, 40 tipos de capacitaciones, en áreas como: inglés, computación, gestión de oficinas, atención al cliente virtual, plan de negocios, artesanía de repujado en metal, bisutería, jardinería, patrones de corte y confección, primeros auxilios, masajes, estética, mecánica naval y guía de turismo costero (Península Papagayo, 2009).

El manejo del idioma inglés también es una de las necesidades que identificó Península Papagayo, relacionadas con el aprovechamiento de las oportunidades laborales en la región, lo que dio origen a un programa entre la empresa y Costa Rica Multilingüe (iniciativa apoyada por la Presidencia de la República), que busca un mejor dominio del idioma en los habitantes de la región, por medio de cursos gratuitos. Península Papagayo también se interesó por promover los negocios propios de la comunidad, por ello ofrece capacitaciones por medio de un programa de desarrollo empresarial.

Las microempresas que se han conformado son diversas y responden a las oportunidades identificadas por los emprendedores, de la mano de sus tutores. Actualmente, existen iniciativas empresariales en campos como estética, artesanía, pintura, teñido de textiles, transporte de estudiantes, alimentación, cuidado de niños y espectáculos artísticos. Liderazgo y capacidad organizativa Con el fin de fomentar el liderazgo, Península Papagayo impulsa el desarrollo de grupos comunales que propicien el desarrollo intelectual y las destrezas relacionadas con organización y trabajo en equipo.

Por medio de reuniones semanales, se pretende que personas de la comunidad compartan sus conocimientos mediante charlas, dinámicas y talleres. No existe límite de edad para participar en los grupos, pues hay talleres dirigidos a jóvenes; mientras que otros tienen programas específicos para los adultos mayores, quienes se incorporan en actividades que fomentan estilos de vida saludables y se fortalece el autoestima, por medio de la recreación, el deporte, la elaboración de manualidades y otros cursos como: cocina, jardinería y belleza. La Escuela de Formación Integral (EFI), subsidiada por Península Papagayo, el equipo de Liberia Mía, la Parroquia de Liberia y el Club de Leones, es una iniciativa que procura vincular la educación y el liderazgo con el deporte en niños y adolescentes entre los 11 y 18 años. Aunque, actualmente, su labor se enfoca en la práctica del fútbol, la Escuela pretende incorporar otras disciplinas Fortalecimiento cultural La Universidad de Costa Rica y el Ministerio de Cultura y Juventud han sido los principales aliados de Península Papagayo en el componente de fortalecimiento cultural.

Con la UCR, se creó un sello editorial denominado “De Guanacaste”, el cual ha patrocinado producciones de seis libros y tres discos compactos que rescatan la cultura guanacasteca. Con el Ministerio de Cultura y Juventud, se trabaja en el rescate y promoción del acervo cultural guanacasteco, en diferentes eventos anuales, que exhiben no sólo lo autóctono sino las manifestaciones artísticas de otras partes del mundo. También, la Comisión Arqueológica Nacional ejerce un rol importante coordinando la conservación del patrimonio arqueológico. Igualmente, Península Papagayo impulsa la formación de algunas agrupaciones, entre las que destacan: el Grupo de Danza Papagayo, el Grupo de Zancos de Sardinal, Voces Ancestrales, el Grupo de Teatro del Colegio de El Coco y el de folclor Tierra Sardinaleña.

¿Cuáles son los principales resultados?

El programa Creciendo juntos ha alcanzado a 21 centros educativos -18 escuelas y 3 colegios-, 266 docentes de primaria y secundaria y 4452 estudiantes -3181 en primaria y 1271 en secundaria.

 

  • 1.474 participaciones de estudiantes y 1.127 de docentes en capacitaciones con el MEP;
  • 37 docentes y 1.300 estudiantes beneficiados del Programa Amigos del Aprendizaje
  • 7.125 participaciones de estudiantes en programas con el Ministerio de Gobernación, Policía y Seguridad Pública
  • 4.432 participaciones en cursos del INA como manipulación de alimentos, inglés, estética, mecánica naval, buceo, guía de turismo costero;
  • 780 participantes en el programa “Detener la Exclusión, Crear Valor”;
  • 300 participaciones en inglés conversacional por parte de profesores de United Tesol of Canada;
  • 955 participaciones durante las Jornadas de Reflexión en Torno a la Sostenibilidad del Desarrollo Turístico e Inmobiliario, cursos para docentes y cursos para microempresarios con la Universidad Nacional;
  • 203 jóvenes de la Universidad de Costa Rica capacitados mediante las Cátedras;
  • 152 emprendedores certificados y 22 microempresas establecidas; • 1.500 estudiantes, 68 docentes y 68 padres de familia en capacitaciones para la incorporación de valores en la sociedad con Character First;
  • 18.053 participaciones de estudiantes escolares y colegiales en el Programa de Educación Biológica con el Área de Conservación de Guanacaste;
  • 1.639 participaciones en actividades de educación ambiental con el Instituto Costarricense de Electricidad;
  • 2.418 participaciones en programa “Vigilantes del Agua”, educación en el manejo de agua y concursos en torno al agua con AyA;
  • 93 participaciones en capacitaciones sobre recuperación de recursos y reciclaje con la Universidad EARTH;
  • 1.064 personas atendidas en la clínica “Children Without Borders”;
  • 9.672 participaciones en actividades con el Ministerio de Cultura y Juventud;
  • 4.030 personas examinadas en el área visual con Canadian Vision Care;
  • 31.685 en actividades de liderazgo para jóvenes y adultos mayores, capacitaciones para niños, docentes y padres de familia; actividades deportivas

Contacto