Alianza Empresarial para el Desarrollo - AED

ODS 4: Educación inclusiva, gratuita, de calidad

23 Apr, 2018
Dimensión social

ODS 4: Educación inclusiva, gratuita, de calidad

Joaquín Leandro

  • Uno de los principales retos es conectar el sistema educativo con el mundo laboral, según OCDE.

La educación de calidad tiene un rol central dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pues se considera que la educación es la base del progreso y es necesaria en el cumplimiento de los otros objetivos.
Mediante una educación inclusiva y gratuita, se pretende dar las herramientas intelectuales necesarias para habilitar el potencial de todas las personas a lo largo de sus vidas. Un sistema educativo que cumpla con este objetivo tiene una visión estratégica del conocimiento y de la forma en que este permite el ejercicio de otros derechos fundamentales, como el derecho a la salud, al trabajo o a una vida libre de violencia, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE).
Para lograr este objetivo, Costa Rica debe cumplir con diez metas específicas para el 2030, muchas de las cuales se relacionan con otros ODS.
En resumen, las metas son:

  1. Velar porque todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, la cual ha de ser gratuita, equitativa y de calidad, para producir resultados escolares pertinentes y eficaces.
  2. Velar porque todas las niñas y los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y a una enseñanza preescolar de calidad.
  3. Asegurar el acceso en condiciones de igualdad para todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
  4. Aumentar sustancialmente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias para acceder al empleo y el emprendimiento.
  5. Eliminar las disparidades de género en la educación y garantizar el acceso en condiciones de igualdad de las personas vulnerables.
  6. Garantizar que todos tengan competencias de lectura, escritura y aritmética.
  7. Garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible como un estilo de vida.
  8. Construir y adecuar instalaciones educativas para que respondan a las necesidades de los niños y las personas con discapacidad.
  9. Aumentar sustancialmente a nivel mundial el número de becas disponibles para los países en desarrollo.
  10. Aumentar sustancialmente la oferta de profesores calificados.

El escenario actual

Para cumplir con las metas, es necesario articular varias instituciones del Estado para asegurar la apropiada atención educativa de la ciudadanía desde la primera infancia y durante toda la adultez.

En primera instancia, Costa Rica tiene la Red Nacional de Cuido; esta iniciativa pretende asegurar la protección y la educación para niños y niñas entre los 0 y los 6 años. Este programa está a cargo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

Por otra parte, Costa Rica tiene un sistema educativo público y gratuito, el cual trabaja de forma constante en aumentar su cobertura y su calidad. Al Ministerio de Educación Pública (MEP) se le ha asignado un 7,86% del PIB para sostener un sistema educativo con más de un millón de estudiantes.

El MEP ha logrado un país libre del analfabetismo y una cobertura ejemplar en preescolar y primaria. Además, Costa Rica tiene un sistema robusto de educación técnica y superior considerado como referente en la región.

Sin embargo, ese sistema de educación básica tiene problemas. Hay una deserción que crece a medida que se acaba la secundaria y una tasa de desempleo del 24% entre los y las jóvenes, de acuerdo con el Estado de la Educación.

Además, hace falta conectar el sistema educativo de secundaria con el mercado laboral para generar progreso de forma sostenida. Esto por citar una de las principales problemáticas.

Conectar el sistema educativo con el mundo laboral

Luego del colegio, inicia el ciclo de educación superior, donde los ciudadanos se especializan y aumentan el valor de su trabajo.

Costa Rica tiene una amplia oferta de carreras, tanto en universidades privadas como públicas. En el 2015, el número de alumnos matriculados en las universidades públicas superó los 100 000 estudiantes donde cerca de la mitad reciben algún tipo de beca, de acuerdo con datos de la Universidad de Costa Rica.

Esta cantidad de estudiantes debe aumentar considerablemente si quiere alcanzar la tercera meta del objetivo.

Se puede afirmar que Costa Rica tiene un excelente sistema de educación superior, sin embargo, la OCDE, entre sus recomendaciones para el país, señaló la falta de “programas educativos que incluyan más experiencia práctica en el trabajo” (OCDE, 2017). Esto evidencia, una vez más, una desconexión entre el sistema educativo y el mundo laboral.

Un caso exitoso: El Proyecto Reforma Matemática

El Proyecto Reforma Matemática es un brillante ejemplo de alianza entre el Estado y empresas privadas para asegurar una mejor educación y, a la larga, mejorar la calidad de los profesionales que genera el sistema educativo costarricense.

El proyecto nace ante la debilidad de la educación matemática en país y el mal desempeño que muestran los estudiantes en las pruebas estandarizadas. Sectores empresariales como el bancario, el tecnológico y el ingenieril se ven directamente implicados en esta realidad, pues esta asignatura es básica para su buen desempeño e innovación.

En el 2012, la organización CRUSA promueve una actualización completa del currículo educativo de matemática y se empieza a conformar el Proyecto Reforma Matemática para implementarlo en todo Costa Rica. El nuevo currículo es el primero que se adapta a los estándares internacionales.

“Esta alianza entre empresas y el sector gubernamental demuestra la magnitud de los proyectos que podemos lograr si trabajamos juntos”, mencionó Flor Cubero, encargada del Proyecto en el MEP.

La iniciativa es posible gracias a una alianza público privada entre el MEP, la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED) y la Fundación CRUSA que buscan la institucionalización y sostenibilidad de la reforma. En el marco de esta alianza, cuenta con el apoyo de varias empresas y fundaciones.

Actualmente, el Proyecto ha implementado el nuevo currículo y trabaja con los docentes para completar el cambio. La nueva forma de enseñar matemáticas se apoya en tecnologías digitales. Los MOOCs (Massive online open courses) son clases virtuales gratuitas que ayudan a los profesores a capacitarse y sirven a los alumnos para practicar y aprender.

El uso de nuevas tecnologías y la amplitud de esta reforma la convierten en el cambio educativo más innovador de Latinoamérica.

La meta de esta alianza es aumentar en 10 puntos los resultados de Costa Rica en la Prueba PISA de Matemática en el 2021 y, hasta la fecha, han logrado los siguientes resultados:

  • 3000 docentes han recibido formación en el nuevo currículo educativo de matemática, tanto en contenidos como en estrategias de mediación en aula.
  • 7000 estudiantes se han inscrito en los cursos en línea que promueve el Programa
  • 100 funcionarias y funcionarios del MEP han recibido formación para integrar la Reforma a los procesos institucionales.
  • Se han generado comisiones que reúnen a expertos en el tema, al sector empresarial interesado y al MEP, de manera que se puedan articular proyectos.
  • Se ha confeccionado MOOCs para la educación de los y las jóvenes, así como de sus profesores, para asegurar la educación de mejor calidad posible.